En 22 de noviembre de 1965, las casas de cuatro de los líderes de los derechos civiles de Charlotte, Kelly Alexander Sr., Julius Chambers, Fred Alexander y Reginald Hawkings, fueron bombardeadas. En 1957, las escuelas de Charlotte se convirtieron en escuelas mixtos por primera vez. En 1997, Cappacchione vs. CMS acabó con el sistema de buses federal para los colegios del condado de Charlotte-Mecklenburg.

Más de 6,500 personas de toda la ciudad se reunieron para aprender y discutir este vergonzoso aspecto del pasado de Charlotte. Tras el aniversario número 250 de la ciudad, los segundos debates anuales de ¨On The Table¨ fueron organizados en más de una docena de localizaciones, incluyendo al Cone University Center. A los participantes se les pidió que hablaran de algún momento en el que habían experimentado o sufrido segregación. Las respuestas se asemejaban a la diversidad de la sala; una miembro de la facultad describió su experiencia creciendo siendo una persona de color en la ciudad de Nueva York, y otra persona describió cómo trabajó en Uptown al amanecer de las protestas violentas tras la muerte de Keith Lamont Scott en 2016.

El departamento de Relaciones de la Comunidad organizó el evento en el campus. La directora Avery Acey cree que el dialogar hace que el evento sea tan importante para la ciudad y para la universidad. ¨Es muy difícil hablar del tema de la segregación,¨ dijo Acey. ¨[Las discusiones] hacen que las personas se unan.¨

Los eventos de ¨On The Table CLT¨ empezaron en Charlotte en el 2017, organizadas por la Fundación de las Carolinas y la Iniciativa para Unir a la Comunidad, acompañadas de la Fundación Knight. El programa se originó en Chicago, y al tener éxito, Charlotte se convirtió en una de las diez ciudades de todo Estados Unidos en tener un programa independiente.

El evento del año pasado en Charlotte abordó el tema de las relaciones. El tema de este año, diversidad y segregación, está relacionado con la muerte de Keith Lamont Scott. A los participantes se les otorgó una línea temporal de la historia de Charlotte, y ellos discutieron sobre cómo la ciudad ha cambiado y cuáles de esos cambios han sido positivos. Muchos expresaron su orgullo de ser parte de la población tan variada de Charlotte y otros expresaron sus preocupaciones sobre el futuro de los métodos de negocios y las prioridades en el hogar.

Los eventos del miércoles fueron sólo un pequeño ejemplo del imperativo que tiene Charlotte para considerar su pasado, pero el debate fue valioso para todos aquellos que estaban involucrados.

NO COMMENTS